miércoles, 19 de diciembre de 2012

SE PUBLICA EL Nº 14 (2012) DE LA REVISTA ANUAL DE CUADERNOS DE LOS AMIGOS DE LOS MUSEOS DE OSUNA



Como viene siendo habitual en los últimos años, mientras esperamos su publicación digital en http://dialnet.unirioja.es/servlet/revista?codigo=12643, el domingo 16 de diciembre se presentó en la Colegiata de Osuna (Sevilla) el último número de la revista anual del Patronato de Arte de la localidad, que ya ha alcanzado los catorce volúmenes. Dentro de la calidad editorial, a la que últimamente nos tienen acostumbrados sus responsables, la publicación –profusamente ilustrada– recoge un importante número de artículos sobre historia, arqueología, arte y patrimonio monumental y mueble; sumando a su ya amplio elenco, una serie de firmas muy contrastadas en sus diferentes áreas de conocimiento. De momento, sirva de muestra la portada de ese último muro con el sumario de sus contenidos, entre los que debe destacarse la aportación de la Dra. Teresa Chapa Brunet, catedrática del Departamento de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Madrid, que incorpora un análisis sobre la escultura "ibérica" de la antigua Osuna, en el que muestra cómo aún no se ha dicho todo sobre esa producción plástica y su significado.


miércoles, 7 de noviembre de 2012

LA MONEDA Y SU PAPEL EN LAS SOCIEDADES FENICIO-PÚNICAS

   El Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera en sus clásicas Jornadas de Arqueología Fenicio-púnica, que ya asciende a la XXVII edición, celebra los próximos días 19 al 23 de noviembre una reunión científica para estudiar la amonedación en las sociedades fenicio-púnicas. Una excelente ocasión con la que los estudiosos de la numismática antigua, la historia fenicio-cartaginesa e incluso de la estética helenística, tienen una cita ineludible en las Islas Baleares.

     Para una mayor información pueden seguirse los siguientes enlaces:



PROGRAMA

DILLUNS, 19 DE NOVEMBRE

DE DÓNDE VENÍAN Y A DÓNDE IBAN LAS MONEDAS FENICIO-PÚNICAS: TÉCNICAS DE ACUÑACIÓN, RITMOS Y VOLÚMENES DE PRODUCCIÓN, FISCALIDAD Y CIRCULACIÓN EN LOS CIRCUITOS ECONÓMICOS.

Sra. Marta Campo Díaz.  Dra. En Prehistòria i Història Antiga. Directora  del  Gabinet Numismàtic del Museu Nacional d’Art.


DIMARTS, 20 DE NOVEMBRE

LAS MONEDAS Y SU VALOR. PATRONES PONDERALES I METROLOGÍA DE LAS MONEDAS FENICIO-PÚNICAS.

Sra. Mª Paz García-Bellido García de Diego. Dra. En Història Antiga. Investigadora científica del Instituto de Historia del CSIC.


DIMECRES, 21 DE NOVEMBRE

MONEDA I CONFLICTE BÈL.LIC: LES EMISSIONS CARTAGINESES DE LES GUERRES DE SICÍLIA I PÚNIQUES.

Impartida pel Sr. Benjamí Costa Ribas. Tècnic superior de Cultura del GIB.


DIJOUS, 22 DE NOVEMBRE

MONEDA Y RELIGIÓN. ICONOGRAFÍA MONETAL RELIGIOSA Y EL PAPEL DE LA MONEDA FENICIO-PÚNICA EN LOS LUGARES DE CULTO.

Sr. Bartolomé Mora Serrano. Dr. En Prehistòria i Arqueologia. Professor Titular de la Universidad de Málaga.


DIVENDRES, 23 DE NOVEMBRE

MONEDAS PARA EL MÁS ALLÁ. LA MONEDA FENICIO-PÚNICA EN LOS RITOS FUNERARIOS.

Sra. Alicia Arévalo González. Dra. En Prehistòria Antiga. Catedràtica de la Universidad de Cádiz.

lunes, 22 de octubre de 2012

LOS CANTERONES DE ESTEPA (SEVILLA). UN YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO QUE LA JUSTICIA NO QUIERE RECONOCER

1. Los Canterones. Vista meridional desde las afueras de Estepa. Noviembre de 2012. © Juan A. Pachón.

     El próximo quince de noviembre se cumplirá un año desde que se resolvió y conoció una más que sorprendente sentencia (http://www.poderjudicial.es/search/documento/TS/6202058/urbanismo/20111202) del Tribunal Supremo, en la que se ratificaba la retroacción administrativa de la inscripción en el Catálogo del Patrimonio Histórico de Andalucía de cuarenta y tres (43) yacimientos arqueológicos en el término municipal de Estepa, Sevilla; entre los que se encontraba el imponente sitio de Los Canterones (imagen 1), que en este caso valoramos. Un lugar que constituye no solo un yacimiento, sino al mismo tiempo un espacio geográfico de gran valor medioambiental (http://comarcadeestepa.com/index.php?option=com_content&view=article&id=156:los-canterones-estepa&catid=40:estepa&Itemid=30), aún a pesar de la constante presión agrícola que sigue recibiendo (imagen 2).

2. Excelente individuo de 'chamaerops humilis' (palmito), en la vertiente oeste de Los Canterones.
© Juan A. Pachón (2012).

     Por otro lado, creemos innecesario debatir aquí las razones que motivan dicha resolución judicial, aunque solo indicaremos que se sustenta en un hecho conocido entre los habituales de los temas patrimoniales y arqueológicos, pero que caracteriza la imagen de una administración cultural andaluza que, demasiadas veces, afronta estos asuntos con excesivas minusvalías técnicas y científicas. En este sentido, nuestra posición ha sido muchas veces crítica, incluso en ámbitos de debate más profesionalizados, ante los que hemos puesto en evidencia la falta de documentación arqueológica a la hora de catalogar o publicar espacios patrimoniales; un hecho que ahora ha servido para justificar la singularidad de la aludida sentencia. No obstante, en aras de la salvaguarda del patrimonio, creemos necesario complementar documentalmente lo que sabemos de Canterones, destacando su valor arqueológico y la necesidad de volver a inscribirlo en el catálogo correspondiente, pese a los argumentos legales que ahora siguen actuando en su contra. En aras de este objetivo, sirva esta acotada aportación que aquí incorporamos al blog.

3. Cortes de antiguas extracciones de piedra en la ladera sur-occidental de Los Canterones.
© Juan A. Pachón (2012).

     Los Canterones deben su nombre a la existencia en el borde meridional y occidental del sitio, de un frente acantilado rocoso de arenisca en el que aún son visibles los recortes artificiales de antiguas extracciones pétreas (canteras) (imágenes 3 y 4). Aspectos que deberían haber sido suficientes, en sí mismos, para poder convencer a nuestros celosos tribunales de justicia para que mantuviesen este entorno paisajístico e histórico lejos del alcance de los intereses privados. Este recortado frente rocoso es fiel reflejo de las explotaciones mineras a cielo abierto que, en la antigüedad, proveían de materia prima a la mayoría de las construcciones arquitectónicas de nuestros antepasados, como aún son visibles también en los cercanos sitios de Cerro Bellido de Casariche o Las Canteras de Osuna (http://geologiadesevilla.blogspot.com.es/2012/02/las-playas-de-osuna.html), entre otros muchos lugares de Andalucía y Levante, donde últimamente se está estudiando la relación de este tipo de canteras, la extracción de su piedra y el uso que se le dio para la estatuaria ibérica (GAGNAISON et alii., 2007; ROUILLARD et alii., 2006, 2008 y 2010), gracias a un proyecto de investigación que está siendo auspiciado por la institución francesa de la madrileña Casa de Velázquez (http://www.casadevelazquez.org/recherche-scientifique/chroniques-darcheologie/news/les-carrieres-antiques-delche-alicante/), bajo la expresa dirección científica de Pierre Rouillard (http://www.casadevelazquez.org/fileadmin/fichiers/investigacion/chroniques_archeologie/Elche_2010.pdf).


4. Detalle del extremo sur de las minas a cielo abierto de Los Canterones. © Juan A. Pachón (2012).

     Pero Los Canterones también son un yacimiento arqueológico. Reconocido desde antiguo, dispone de una nutrida bibliografía que hemos intentado recoger al final del texto, junto a otras publicaciones complementarias, lo que supone un importante aparato científico, justificativo para una suficiente demostración del carácter arqueológico del lugar; aunque ello no excluya que, en posteriores intentos de patrimonializar definitivamente estos sitios, se haya vuelto a olvidar el consabido apoyo documental. Está claro que esas referencias escritas deben aportarlas quienes pretenden ampliar el catálogo de bienes arqueológicos, la administración cultural, sus agentes y colaboradores, porque los jueces no suelen disponer de tales herramientas y, en su función, han de velar prioritariamente por la adecuación de los mecanismos legales ante la salvaguarda de los derechos particulares. En este particular caso estepeño, los derechos de los propietarios de los terrenos, que habían visto cambiar su adscripción patrimonial y temían por el futuro y mejora de sus explotaciones agrícolas.

     En esa literatura encontramos referencias que ilustran hallazgos de no poca consideración. Así, en el sitio de Los Canterones está comprobado el hallazgo de un interesante relieve escultórico (imagen 5) que se conserva en el Museo Arqueológico Provincial de Sevilla, representando una escena sacrificial y que es una excelente muestra de la escultura iberorromana, de época probablemente republicana, con paralelos directos en la propia producción relivaria coetánea procedente de Osuna. Un ejemplo de la plástica antigua que ya había sido destacado, a principios del siglo XX, por un gran hispanista francés (PARIS, 1903: 329, fig. 317), que sus artífices prepararon para espacios decorativos arquitectónicos, mediante la talla de las superficies externas de sillares constructivos, desarrollando representaciones figurativas de muy diversa temática.

5. Relieve escultórico pétreo procedente de Los Canterones. A partir de un original de Manuel Camacho Moreno.

     Otra escultura, semejante al personaje de la derecha de la figura precedente, también procedería de Los Canterones (imagen 6), tal como ya indicaron los autores del Catálogo arqueológico y artístico de la provincia de Sevilla (HERNÁNDEZ DÍAZ et alii., 1955: 31, fig. 38). Aunque, en este caso, se trata de una figura muy incompleta, de la que solo se conserva un torso humano, sin cabeza, al que se representa con una túnica como la del citado personaje anterior, ceñida con una especie de cinturón y la indicación figurativa a ambos lados del mismo (arriba y abajo) de los pliegues del tejido. También formó parte de un relieve, ya que la figura está tallada sobre un bloque pétreo para ser vista solo frontalmente, por lo que pudo haberse destinado a una edificación arquitectónica similar, si no fue la misma. Pero las diferencias materiales de las piedras en que se tallaron, abogarían mejor por la primera de las posibilidades. Se la ha querido interpretar como representación de un guerrero, aunque no es un dato con el que podamos estar totalmente de acuerdo.

6. Guerrero (?) aislado de Los Canterones. A partir de HERNÁNDEZ DÍAZ et alii, 1954: fig. 38.

     Más duda ofrece, respecto de su localización, el relieve de dos más claros guerreros, ya que no todos los autores que se han acercado al mismo lo señalan como inequívocamente procedente de Los Canterones. Aunque eso es lo que indicaron los autores del Catálogo (p. 39), para esta pieza más compleja y de muy significativa representación militar (imagen 7), que también debe asociarse a la producción y cronología conocida en algunos otros casos del mismo tema, procedentes de la vecina Osuna. Esta representación estepeña plantea un segundo interés, ya que del análisis de su implementa militar se han extraído importantes detalles sobre las armas habituales de los ejércitos de aquellos momentos (QUESADA SANZ, 2008: fig. 15 ; LÓPEZ GARCÍA, 2009). No quedaría totalmente aclarada la función de estos elementos plásticos, aunque sí se ha querido ver en algunos casos una cierta relación funeraria (RUIZ OSUNA, 2009: 333-334, fig. 180); pero, mientras no dispongamos de más datos, la explicación resulta aún un tanto problemática.

7. Relieve e los guerreros de Estepa. A partir de un original de Manuel Camacho Moreno.

       No obstante, sí parecería aceptable asumir, con la evidencia sobre el origen de esta relivaria  procedente de Canterones, la existencia en el lugar de algunas construcciones de cierta relevancia, en las que se hubieron de disponer estos relieves. Hasta el punto de poder augurar la pervivencia en el yacimiento de estructuras arquitectónicas de un cierto nivel, que justificarían la vuelta a la protección del sitio con alguna de las figuras preventivas que contempla nuestra legislación en materia patrimonial. Las labores agrícolas de los últimos años han debido desdibujar esos restos constructivos, así como soterrar gran parte de lo que pudiera quedar de los mismos, pero los relieves escultóricos conocidos pueden considerarse una suficiente evidencia de esas construcciones.

    Tan llamativa referencia de hallazgos tampoco debe responder al común de cualquier yacimiento arqueológico, sino a un ámbito patrimonial de enorme trascendencia, pese a lo que sigue siendo bastante desconocido en lo que respecta a su verdadero carácter cultural y cronológico, así como a sus auténticas posibilidades patrimoniales. La verdad es que Los Canterones ha sido un lugar tradicionalmente abandonado a su suerte, en el que poco o nada se ha hecho en los últimos sesenta años en función de su más adecuada conservación, sino más bien todo lo contrario. En este sentido, las nuevas tecnologías y las posibilidades de visualización del lugar ofrecen condiciones de análisis envidiables. Así, es interesante observar la imagen aérea que se tenía del sitio a principios de la segunda mitad de la década de los cincuenta del siglo pasado (imagen 8), como referencia comparativa para comprobar su evolución, desde parámetros meramente visuales y superficiales.

8. Vista aérea de Los Canterones, según el 'Vuelo americano de 1956'. A partir de un original de la Junta de Andalucía. Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (arriba) y su ampliación (abajo).

     En las fechas de esta primera imagen, la meseta que corona Los Canterones se mostraba prácticamente intacta, con una incidencia de las labores agrícolas muy reducida, salvo en torno al perímetro externo de la base de la elevación. Mientras que la cima dejaba ver, a lo sumo, una extensión de cierta importancia dedicada a actividades agrarias propias de secano, si no se trataba de tradicionales formaciones de cultivo abandonadas desde bastante tiempo atrás. Su escasa agresividad mantenía importantes irregularidades sobre el terreno, sin alterar las posibles infraestructuras patrimoniales existentes en el subsuelo, que de existir se habrían conservado hasta entonces, aunque es un dato que parece no acertaron a ver adecuadamente los autores del Catálogo Arqueológico (HERNÁNDEZ DÍAZ et alii., 1955: 38-39). Por su parte, una banda poco homogénea más oscura, intermitente en la periferia de la elevación, pero muy visible en la parte inferior y a la izquierda de la imagen, señalaría el área de monte bajo que todavía hoy rodea al sector más rocoso de la elevación. Aquí es donde se concentran las antiguas áreas extractivas de piedra, particularmente al sur del conjunto (parte inferior de la imagen).


9. Los Canterones con el aspecto que ofrecía a principios del siglo actual. A partir de Google Earth.

     La siguiente fotografía aérea, obtenida cincuenta años después (imagen 9), ofrece una profunda transformación de esa meseta superior, donde es evidente que se ha empleado maquinaria pesada, o arados mecánicos muy profundos, para regularizar su superficie, uniformizando el terreno, pero provocando la desaparición de la mayor parte de las ondulaciones que existían en todo ese espacio medio siglo antes. Una muy profunda transformación paisajística que no es exclusiva de este sitio, pero que -curiosamente- en una época tan garantista como la actual y que presume de grandes políticas preventivas, sin embargo ve crecer las extensiones agrícolas a costa del medio natural y de los espacios históricos con valor patrimonial. Esa reconversión agrícola de Los Canterones, en función de un monocultivo de olivar, asociado a especializados laboreos con uso intensivo de herbicidas, ha provocado la desaparición de la mayor parte de la vegetación base del terreno, facilitando el consiguiente aumento de los procesos erosivos, junto con una merma sustancial de los rellenos artificiales del sitio y la pérdida de un importante volumen de vestigios arqueológicos más relevante. Quizás por ello, también haya cambiado el conocimiento científico que hoy tenemos del lugar, respecto de las referencias tradicionales, al permitir observar evidencias materiales que hasta ahora habían permanecido ocultas por los depósitos estratigráficos más modernos.

     A partir de los años cincuenta del siglo pasado, Los Canterones fueron caracterizados como un hábitat que parecía haber sido ocupado desde tiempos ibero-turdetanos, de una manera continuada hasta momentos romanos, al menos. Por aquel entonces no era demasiado lo que se conocía del cercano Cerro de San Cristóbal, aunque los autores del Catálogo señalaron hallazgos de cerámicas pintadas, como en el primero, cosa que confirmarían las investigaciones posteriores (JUÁREZ MARTÍN, 1995, 1996, 1997 y 2001; JUÁREZ MARTÍN et alii., 1998 y 2005); aunque significando un importante periodo tartésico. En esa situación fue fácil dar a Canterones un importante protagonismo, como uno de los lugares de asiento de la antigua Estepa. En cambio, sí se sabía algo más de Tajo Montero, de donde procedían importantes vestigios de época romana, que también permitieron argumentar sobre la importancia y el origen de la Astapa de las fuentes clásicas. Pero siempre quedó la duda de su verdadera situación en competencia con variadas localizaciones en las campiñas sevillanas y cordobesas. Aunque hoy, probablemente y gracias a los recientes hallazgos, el dilema quizás debiera resolverse exclusivamente entre las localizaciones de Canterones y San Cristóbal, pese a que tampoco tendríamos que dejar en el olvido otros diferentes planteamientos (http://lopezpalomo.blogspot.com.es/2011/06/reflexiones-sobre-astapa-ii-jornadas.html), como los que han sido expuestos en otros sitios (LÓPEZ PALOMO, 1996; BLÁZQUEZ MARTÍNEZ, 2002).

     Todavía en la frustra catalogación de Los Canterones, que aún puede consultarse en la página web del Instituto de Patrimonio Histórico de Andalucía (http://www.iaph.es/patrimonio-inmueble-andalucia/resumen.do?id=i4415), se indica que se trató de un poblado turdetano y campamento [sic] romano, aunque con un origen probablemente anterior. Con ello se salva la posible adjudicación al Cerro de San Cristóbal de la pretérita Astapa, de la que ya se conoce un origen claro en el Bronce Final y en la época tartésica. Por su parte, la única prospección arqueológica reconocida en el yacimiento de Canterones, después de la exploración de los años cuarenta para el Catálogo Arqueológico y Artístico, tampoco aportó demasiado, aunque ya insinuaba un posible origen prehistórico:

     «Aunque la bibliografía habla de algunas estructuras, es poco lo que aparece hoy en superficie, apenas algunos sillares alineados y rellenos evidentemente artificiales. Desde antiguo ha sido un yacimiento fructífero en materiales, incluyendo los dos relieves que hoy se hallan en el Museo Arqueológico de Sevilla. En nuestra prospección hemos hallado fragmentos de láminas de sílex, cerámicas de bandas, cerámica a mano, de barniz negro, paredes finas, cerámica común y sigillata»  (JUÁREZ MARTÍN, 1991:  343).

     Afirmación que suponía una clara referencia al valor arqueológico del sitio, pero en la que no se aportaba documentación material arqueológica alguna, por lo que esa tipificación patrimonial solo quedaba sujeta al grado de seguridad que pudiera concedérsele al informante en cuestión. Esta práctica basada en la confianza, sin recogida de material arqueológico justificativo, ha venido siendo habitual en infinidad de prospecciones arqueológicas andaluzas, fundamentadas por un prurito patrimonialista tan proteccionista que no permitía alterar lo más mínimo el bien cultural estudiado, ni siquiera superficialmente y, ni tan siquiera, en casos donde la alteración agrícola de las primeras capas del terreno fuese evidente. Pero que en este caso, además, como en los otros cuarenta y dos yacimientos arqueológicos de Estepa, también ha servido para armar de argumentación jurídica la sentencia contra la Consejería de Cultura y sus catalogaciones patrimoniales.

     Los vestigios arqueológicos de Los Canterones son más que evidentes, como se aprecia en los diversos materiales superficiales que pueden observarse, sin demasiadas indagaciones, con una simple visita por sus alrededores (imagen 10). Los que aquí mostramos pudieron fotografiarse en un paseo que dimos por el yacimiento durante un rato en una mañana, y solo en el extremo centro-oeste del yacimiento. Con estos mínimos datos puede afirmarse que debió existir presencia humana desde tiempos prehistóricos (piedra pulimentada), una ocupación más abundante en tiempos ibero-turdetanos, pero con un origen anterior por el tipo de cerámicas presentes, entre las que abundan las producciones arcaizantes de pastas con inclusiones muy groseras, engobadas y asociables a momentos tartésicos orientalizantes. El sitio debió seguir frecuentándose en tiempos romanos, porque existen restos abundantes de sigillatas, así como de tegulae, aunque estas parecen concentrarse en el borde inferior de la elevación.

10. Los Canterones: vestigios arqueológicos superficiales 'in situ'. Arriba: izquierda, talón de un hacha de piedra pulimentada; derecha, fragmento cerámico turdetano pintado. Centro: borde de ánfora turdetana. Abajo: izquierda, fragmento de sigillata aretina (TSA); derecha, trozo de tégula.
© Juan A. Pachón (2012).

     En el camino por ampliar el conocimiento de Los Canterones, debemos citar una referencia de gran importancia, porque podría justificar también su frecuentación en tiempos tartésicos. Por desgracia, en este caso volvemos a no contar con ningún apoyo gráfico documental. Nos referimos a la indicación de que de él procede un broche de cinturón tartésico, conservado en la denominada 'Colección Alhonoz`, cuyo receptor cedió al Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, pero que permanece custodiado por la Junta de Andalucía, sin posibilidad de acceso directo para su contrastación científica. Las primeras noticias del hallazgo fueron recogidas a principios de los años noventa (CHAVES y DE LA BANDERA, 1993: nº 14 del catálogo), para ser referenciado posteriormente en los estudios globales de la civilización tartésica (TORRES ORTIZ, 2002: 210, fig. III.35: 11); pero cuya referencia gráfica sigue ausente, sin que sepamos por tanto si se trata de una simple comunicación oral o un hallazgo conocido, pero del que no ha podido disponerse de una adecuada visualización. Chaves y De la Bandera pudieron analizarla directamente, por lo que consiguieron catalogarla como del tipo 4a, dentro de la clasificación de broches tartésicos que hiciera Cerdeño hace treinta años (CERDEÑO SERRANO, 1983: 50). De los broches que en este estudio se analizaron, los paralelos respecto del caso de Canterones se recogen en la imagen 11, aunque por las explícitas descripciones que publicaron Chaves/Bandera quizás correspondería más concretamente con el ejemplo nº 1 de esa figura.

11. Broches de cinturón tartésicos del tipo 4a, procedentes de El Acebuchal (1-2) y Cástulo (3). A partir de CERDEÑO SERRANO (1983: Figs. 3.5; 4.7 y 5.2, respectivamente). 

     Resulta esclarecedor este hallazgo broncíneo, porque aseguraría la importancia de todo el territorio estepeño y de sus aledaños en época tartésica, relacionando Canterones con San Cristóbal y otros sitios cercanos como Granados (Gilena), o la misma Osuna. Las recuperaciones de cerámicas pintadas con decoración figurativa orientalizante en muchos de esos sitios sería muy ilustrativa de lo que decimos, así como la constatación de otros broches metálicos semejantes al citado, aunque de otro tipo (4c) más llamativo (imagen 12) y que publicamos no hace mucho tiempo en otro sitio (PACHÓN ROMERO, 2010: Fig. 6, abajo).

12. Broche de cinturón tartésico de la comarca de Estepa. A partir de una fotografía original de C. Aníbal.

     Para concluir, todo el cúmulo de referencias bibliográficas señaladas, junto con la constatación de importantes hallazgos arqueológicos en el sitio de Los Canterones, representan una base documental más que suficiente para concederle al lugar la categoría de yacimiento arqueológico inscribible en el Catálogo del Patrimonio Histórico de Andalucía. Por desgracia, la sentencia que aquí nos concita se basó en el escaso apoyo documental que la Junta de Andalucía presentó para adscribir el sitio en ese catálogo. No obstante, los datos están ahí para revocar lo que, de hecho, es un procedimiento jurídico que ha argumentado su resolución, no en la falacia de la catalogación, sino en los defectos de su justificación. Detrás de la sentencia, en las razones que movieron a los propietarios de los terrenos afectados, concretamente de Canterones, está la expansión de unos sistemas de explotación agrícola intensivos, con la ampliación de unas infraestructuras de regadío que están afectando a los rellenos arqueológicos de una manera demasiado agresiva y que debieran detenerse de inmediato. Es más, tampoco sería descabellado pensar que el pleitear, contra la catalogación de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, se hubiese disparado para ocultar transformaciones en el yacimiento, que habrían coincidido con su cambio de tipificación patrimonial. Algo que hubiese colocado en una situación muy  embarazosa a los responsables de aquellos trabajos agrícolas.
     Fuera de estas últimas consideraciones, lo que debe movernos, desde la posición de una defensa adecuada de los bienes culturales, es conseguir que Canterones sea devuelto a la posición patrimonial de la que ha sido despojado. De este modo, esperemos que las líneas que anteceden sirvan para concienciar a las instituciones competentes y para conseguir su obligada reposición. El patrimonio arqueológico está ya tan deteriorado, que lo menos conveniente es que contribuyamos desde los propios entes competentes a minusvalorar los yacimientos conocidos y propiciar, con ello, la defensa interesada de los enemigos, ya sean permanentes u ocasionales, de la herencia de nuestros antepasados.

BIBLIOGRAFÍA

➠ BALIL ILIANA, Alberto, ´De la escultura romano-ibérica a la escultura romana-republicana´. 1989. pp. 224-226; González, J. (ed.), Estudios sobre Urso. Colonia Iulia Genetiva, Sevilla, pp. 223-231.
➠ BARCO, Alejandro del, La antigua Ostippo y actual Estepa. 1788. pp. 113-121; Edic. facsímil Estepa, 1994.
➠ BLÁZQUEZ MARTÍNEZ, José María, 'Astapa, Ostippo (Estepa) en época romana', V Jornadas sobre Historia de Estepa. La Época Contemporánea (11-14 abril 2002), Estepa, 2002, pp. 689-711.
 BLECH Michel, ´Archäologische Quellen zu den Anfängen der Romanisierung´. 1993. p. 97; Hispania Antiqua. Denkmäler der Römerzeit, Mainz am Rhein (Trillmich, W. et alii).
 CERDEÑO SERRANO, María Luisa, 'Los broches de cinturón tartésicos', Huelva Arqueológica, V (1981), Huelva, 1983, pp. 31-56.
➠ CHAPA BRUNET, Teresa, La escultura ibérica zoomorfa. 1985. pp. 108-109.
➠ CHAVES TRISTÁN, Francisca y DE LA BANDERA ROMERO, María Luisa, 'Los broches de cinturón llamados tartesios. Nuevas aportaciones', en Mangas, J. y Alvar, J. (Eds), Homenaje a José María Blázquez, II, Madrid, 1993, pp. 139-165.
 EICHBERG, Michael, Scutum. Entwicklung einer italisch-etruskischen Schildform vom den Anfängen bis zur Zeit Caesars. 1987. p. 251, nº 97.
 FERNÁNDEZ-CHICARRO, Concepción, FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando, Catálogo del Museo Arqueológico de Sevilla (II). Salas de Arqueología Romana y Medieval. 1980. p. 34, nº 17; Madrid, Ministerio de Cultura.
 GAGNAISON, Cyril; MONTENAT, Christian; BARRIER, Pascal et ROUILLARD, Pierre, 'L’environnement du site ibérique de La Alcudia et les carrières antiques de la Dame d’Elche (Province d’Alicante, Espagne)', ArchéoSciences, 31, 2007, pp. 59-78.
➠ GARCÍA Y BELLIDO, Antonio, Esculturas romanas de España y Portugal.Madrid: CSIC, 1949. pp. 403-404, nº 405, lám. 285.
 HERNÁNDEZ DÍAZ, José et alii., Catálogo arqueológico y artístico de la provincia de Sevilla, T. IV. 1955. p. 31, fig. 37; Sevilla, Diputación Provincial de Sevilla.
 JUÁREZ MARTÍN, José María, 'Prospección arqueológica superficial del término municipal de Estepa (Sevilla)'Anuario Arqueológico de Andalucía/1988, III (AAA'III,1988), Sevilla, 1990, pp. 340-344.
 JUÁREZ MARTÍN, José María, 'Informe de la realización de actividades arqueológicas de urgencia en el yacimiento de Los Canterones. Estepa, Sevilla'. AAA'III, 1989. Sevilla, 1991, p. 488.
 JUÁREZ MARTÍN, José María, 'Los orígenes de Estepa: el corte C-93 del cerro de San Cristóbal'. Actas de las I Jornadas sobre Historia de Estepa, Estepa, 1995, pp. 127-135.
 JUÁREZ MARTÍN, José María, 'Protohistoria en la zona oriental de la provincia de Sevilla. El corte C-93 del Cerro de San Cristóbal (Estepa). La cerámica gris orientalizante'. II Congreso de Arqueología Peninsular. III, 1996, pp. 221-228.
 JUÁREZ MARTÍN, José María, 'Excavaciones de urgencia en el Cerro de San Cristóbal. Estepa: 1993. Corte A'. AAA'III, 1993, Sevilla, 1997, pp.754-756.
 JUÁREZ MARTÍN, José María, 'Excavaciones de urgencia en el Cerro de San Cristóbal. Estepa: 1993. Corte B'. AAA'III, 1993, Sevilla, 1997, pp.757-758.
 JUÁREZ MARTÍN, José María, 'Excavaciones de urgencia en el Cerro de San Cristóbal. Estepa: 1993. Corte C'. AAA'III, 1993, Sevilla, 1997, pp.759-765.
 JUÁREZ MARTÍN, José María, 'Intervención arqueológica en el recinto del castillo de Estepa (Sevilla)', AAA'III, 1997. Sevilla, 2001, pp. 586-596.
➠ JUÁREZ MARTÍN, José María, CÁCERES MISA, Pilar y MORENO ALONSO, Eusebio, “Estepa tartésica. Excavaciones en el Cerro de San Cristóbal”. Revista de Arqueología, 208, 1998, pp. 16-23.
➠ JUÁREZ MARTÍN, José María, MORENO ALONSO, Eusebio y CÁCERES MISA, Pilar, ?Espacios sagrados, rituales y cerámicas con motivos figurados. El yacimiento tartésico del Cerro de San Cristóbal de Estepa (Sevilla)'. El Período Orientalizante, II. Anejos de AEspA XXXV, 2005, pp. 879-889.
➠ LEÓN ALONSO, Pilar, ´Plástica ibérica e iberorromana´. 1979. pp. 193-194; La Baja Época de la cultura ibérica (Actas de la mesa redonda celebrada en conmemoración del décimo aniversario de la Asociación Española de Amigos de la Arqueología), Madrid, pp. 183-199.
➠ LEÓN ALONSO, Pilar, ´La imagen en la cultura ibérica´. 1998. p. 169; Los Íberos. Príncipes de Occidente, Actas del Congreso Internacional, Barcelona, pp. 66-69.
➠ LEÓN ALONSO, Pilar, La sculpture des ibères. L'Hartmann, Paris, 1999. pp. 103-104, nº 76, lám. 183.
 LÓPEZ GARCIA, Isabel, 'El armamento romano-republicano en la iconografía de la Hispania Ulterior: el relieve de los soldados de Estepa (Sevilla)', Baetica. Estudios de Arte, Geografía e Historia, 31. Málaga, 2009, pp. 167-181.
 LÓPEZ PALOMO, Luis Alberto, 'Reflexiones histórico-arqueológicas para la identificación de Astapa', II Jornadas sobre Historia de Estepa. El marquesado de Estepa. Estepa, 1996, pp. 505-526.
➠ NOGUERA CELDRÁN, José Miguel, ´La escultura hispanorromana en piedra de época republicana, 2003. pp. 175-176, fig. 24; Abad Casal, L. (ed.), De Iberia in Hispaniam. La adaptación de las sociedades ibéricas a los modelos romanos, Actas del Seminario de Arqueología organizado por la Fundación Duques de Soria (Soria, 23-27 de julio de 2001), Alicante.
 PACHÓN ROMERO, Juan Antonio, 'Rasgos orientalizantes en tumbas ruestres de la necrópolis de Osuna: datos de su antigüedad', Cuadernos de los Amigos de los Museos de Osuna, 12. Osuna, 2010, pp. 48-55.
 PARIS Pierre, Essai sur l´Art et l´Industrie de l´Espagne Primitive. 1903.
 QUESADA SANZ, Fernando, 'Armamento romano e ibérico en Urso (Osuna): testimonio de una época', Cuadernos de los Amigos de los Museos de Osuna, 10 (2008), pp. 13-19. fig. 15.
 RODRÍGUEZ OLIVA, Pedro, ´La monumentalización en las ciudades del Sur de Hispania entre la República y el Imperio'. 1998. p. 324; Mangas, J. (ed.), Italia e Hispania en la crisis de la República romana. Actas del III Congreso Hispano-Italiano, (Toledo, 20-24 de septiembre de 1993), Madrid.
 RODRÍGUEZ OLIVA, Pedro, ´Las primeras manifestaciones de la escultura romana en la Hispania meridional´. 1996. pp. 222-223, fig. 8; Actas de la II Reunión sobre escultura romana en Hispania, Masso, J. y Sada, P. (Coords), (Tarragona, 1995), Tarragona, pp. 13-30.
 ROUILLARD, Pierre; GAGNAISON, Cyril; MONTENAT, Christian; MORATALLA, Jesús et TRUSZKOWSKI, Elisabeth, 'Au pays de la Dame d’Elche, la carrière et l’ébauche de sculpture de El Ferriol (Elche, Alicante)', Comptes rendus de l’Académie des inscriptions et belles-lettres, 2006, pp. 241-253.
 ROUILLARD, Pierre, GAILLEDRAT, E., ESPINOSA, Antonio, MORATALLA, Jesús, COSTA, Laurent, ROBERT, S., HORN, Fr. et GLEYSE, Marine, 'Recherches archéologiques dans la province d’Alicante: La Malladeta (Villajoyosa) et El Ferriol (Elche)', Mélanges de la Casa  de Velázquez, 38(1), 2008, pp. 341-352.
 ROUILLARD, Pierre; MORATALLA, Jesús; COSTA, Laurent; GAGNAISON, Cyril; GLEYSE, Marine; MONTEL, Gérard et MONTENAT, Christian, 'Entre "Dama" y  "Santa María", las canteras de El Ferriol en Elche", en Alicia Rodero y Magdalena Barril (Coord.), Viejos yacimientos, nuevas aportaciones. Museo Arqueológico Nacional, Madrid, 2010, pp. 211-235. Hay una versión electrónica:  (http://man.mcu.es/publicaciones/VYNA/pdf/ROUILLARD.pdf).
 RUIZ OSUNA, Ana Belén, Topografía y monumentalización funeraria en Baetica: conventus Cordubensis y Astigitanos, Tesis Doctoral. Universidad de Córdoba. Área de Arqueología. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Córdoba, 2009.
➠ TORRES ORTIZ, Mariano, Tartessos. Bibliotheca Archaeologica Hispana, 14. Studia Hispano-Phoenica, 1. Real Academia de la Historia. Madrid, 2002.
 TRILLMICH, Walter et alii., Hispania Antiqua. Denkmäler der Römerzeit. 1993. pp. 268-269, lám. 31; Mainz, Philipp von Zabern.

04 de noviembre de 2012
_______________________________________________________________________________

miércoles, 29 de agosto de 2012

INSCRIPCIÓN FENICIA SOBRE FUENTE CERÁMICA GRIS DEL CERRO DE LOS INFANTES (PINOS-PUENTE, GRANADA)

Desde los primeros días de julio está publicada en la web del Centro de Estudios de Arqueología Bastetana (http://www.ceab.es/), en la sección foto del mes, el siguiente artículo, que transcribimos por su interés para la arqueología granadina.
___________________________________________________________________________

Inscripción Fenicia sobre Fuente Cerámica Gris del Cerro de los Infantes (Pinos-Puente, Granada)
  A finales de los años setenta del pasado siglo, la apertura de una cantera en la ladera suroccidental del Cerro de los Infantes (Pinos Puente, Granada) permitió el hallazgo de una serie de elementos cerámicos, a raíz del cual se detuvo parcialmente la actividad extractiva y se realizó una campaña de excavación arqueológica en los alrededores del sitio, en el verano de 1980. Los miembros del equipo de investigación del Museo Arqueológico Provincial y del Departamento de Prehistoria de la Universidad de Granada sacaron a la luz un horno alfarero que había estado en activo durante los siglos VII-VI a. C., aunque quizás con una mayor incidencia durante la séptima centuria.
Entre los productos que allí se generaron, las cerámicas grises a torno orientalizantes fueron de las más significativas. En este sentido, la fuente gris de la imagen, recogida de las escombreras de aquella cantera hace ya más de treinta años, debió corresponder con alguna de las producciones que aquel centro alfarero fabricó para el mercado local, aunque no pueda descartarse su más inmediata procedencia de una necrópolis situada en las cotas más altas de aquella ladera, o incluso su generación en centros productores cercanos, como los malagueños.
La fotografía recoge tres perspectivas diferentes de esa fuente: arriba, a la izquierda, una vista superior, mostrando los cuatro fragmentos concertados de la vasija; arriba, a la derecha, el perfil del vaso ilustrando las irregularidades del diseño; abajo, a la izquierda, una vista inferior en la que se aprecia el fondo de asiento con una patente marca inscrita; por último, abajo, a la derecha, un detalle de la misma aumentada tres veces.
Estas cerámicas, formalmente, son un reflejo tardío de las vajillas a mano, habituales en los repertorios domésticos de las comunidades indígenas coetáneas con la colonización fenicia, por lo que debieron servir de modelo en los primeros prototipos torneados semitas para el mercado local, hasta su aceptación por el mundo autóctono. En un determinado momento de ese proceso, se haría factible para esos grupos locales empezar a fabricar productos en consonancia con los tradicionales recipientes indígenas; pero en los que, además, habían sido habituales las coloraciones oscuras, propias de ambientes de cocción faltos de la oxidación de las cerámicas fenicias y frente a las que las vajillas reductoras grises eran una opción sustitutiva muy convincente, aunque realizadas ya con la nueva técnica importada del torno.
Sin embargo, lo más importante de la fuente cerámica de Los Infantes es que presenta exteriormente, sobre el fondo de asiento, un signo hundido en la superficie que se grabó antes de que su artífice la iintrodujera en el horno (graffiti ante coctionen), cuando la arcilla estaba todavía suficientemente blanda para poder trabajarla. El signo en cuestión representa fielmente la letra (shim), perteneciente al alfabeto fenicio clásico y que se corresponde con una grafía () de conocida transcripción (š), por lo que las concomitancias culturales del recipiente son del todo claras, aunque se diese el supuesto de que no entendiésemos absolutamente nada de la tipología cerámica, ni tampoco de su cronología.
Estas escrituras fenicias son hoy de gran interés y han sido incorporadas en algunas conocidas webs (http://lila.sns.it/mnamon/index.php?page=Risorse&id=23) y como afortunadamente empiezan ya a recogerse entre los objetivos de ciertos proyectos de investigación desarrollados por universidades españolas (http://cefyp.blogspot.com.es/2012/03/periferia-y-centro-la-implantacion_18.html). Pero todavía siguen siendo muchas las dificultades interpretativas que lastran el conocimiento de estas antiguas escrituras, al no permitir demasiadas consideraciones respecto del verdadero sentido de este tipo de marcas sobre cerámica; aunque lo que parece más evidente es que pudieron corresponderse con signos y significados de origen, pertenencia, contenido o metrología (pesos y medidas).
En el caso de los signos de origen o pertenencia, cabría dos posibilidades. La primera, si la letra se hizo antes de la cocción (graffiti ante coctionem), cuando lo más probable es que el signo fuese una abreviatura relativa a un patronímico [nombres propios o de personas (NNPP)], correspondientes –por lo general– al alfarero que realizó la vasija; explicando así la procedencia del taller donde se elaboró el artículo. La segunda, si la marca se realizó después de su fabricación (graffiti post coctionem), lo más probable es que también se tratara de una marca de propiedad (NNPP); aunque en este caso no sería del fabricante, sino del dueño del producto.
Ahora bien, no todo el signario utilizado tendría que corresponderse con NNPP, independientemente de que se hubieran realizado antes o después de la cocción. En realidad, entre los signos grabados en la superficie de los vasos cerámicos también pudo ser habitual que se empleasen símbolos epigráficos, pero con una directa indicación acerca del contenido o del uso que iba a dársele al recipiente.
Si atendemos a algunas inscripciones en vasos de alabastro, secuencias más largas de inscripción podrían hacer alusión a esos contenidos. En cambio, sí sabemos que en otros muchos casos, como en la fuente de Infantes, se emplearon símbolos monográficos con la enorme dificultad que les atañe, debido a lo complejo que resulta despejar las dudas respecto de su significado, no solo por el hecho de que se trate evidentemente de fórmulas abreviadas, sino tan reducidas que resulta arduo alcanzar una lectura precisa de las mismas. Sin olvidar tampoco que la grafía fenicia desarrolló un sistema de escritura sin indicación gráfica de las vocales, particularidad por la que los textos fragmentarios que nos han llegado facilitan aún menos un análisis mínimamente adecuado.
Así, solo cabe proponer hipótesis interpretativas de mayor o menor verosimilitud, pues aunque no estén faltas de cierta lógica, son proclives a inducir conclusiones y elucubraciones, total o parcialmente, erróneas. En este sentido, en otras escrituras del Mediterráneo oriental, como la jeroglífica egipcia, se sabe cómo el signo consonántico shim (š) se representaba con un ideograma rectangular.
Pero, en este sistema cada signo tenía un significado concreto, que en nuestro caso fue estanque, agua estancada o porción de agua. Si en el mundo fenicio la letra  pudo formar parte de palabras más complejas, pero con un significado equivalente, relativo al agua, nada impide proyectar esa equivalencia y deducir que los vasos que portaban ese signo pudieron ser contenedores de agua o recipientes para beberla, destinados a algún tipo de bebida. Pese a ello, somos conscientes de que no sería más que una hipótesis en cierta medida arriesgada.
Otra cuestión es el tema relativo a los pesos y medidas, en los que el signo que vemos en la fuente de Pinos, también lo encontramos solo con su inicial sobre algunos pesos metálicos, indicando la unidad metrológica šql (): el siclo, que equivalía aproximadamente a un peso de entre 11 a 14 gramos, dependiendo de la región mediterránea donde se aplicase, o incluso si se trataba de pesos en general o de pesos en plata, adecuado en tal caso a la moneda. No obstante, lo habitual en el tipo de inscripciones que nos atañe, es que la letra shim se acompañara de algún signo numeral, cosa que no ha podido detectarse en este vaso cerámico.
Por lo demás, en la zona occidental de la provincia de Granada, cada vez conocemos más documentos epigráficos de esta especie, por lo que el corpus disponible permitirá en un futuro no muy lejano ahondar en las incógnitas que todavía trasluce esta antigua escritura de la civilización fenicia. Estaríamos, pues, ante un vestigio patrimonial relativamente frecuente entre los vestigios arqueológicos de estos territorios en época orientalizante, aunque de un valor interpretativo extraordinario.

Texto: Juan Antonio Pachón Romero

BIBLIOGRAFÍA
  • CONTRERAS, F., CARRIÓN, F. y JABALOY, Mª E. (1983): “Un horno de alfarero protohistórico en el Cerro de los Infantes (Pinos Puente, Granada)”, XVI Congreso Nacional de Arqueología, Zaragoza, 1983, pp. 533-539.
  • MARTÍN, E., RAMÍREZ, J. D. y RECIO, Á. (2006): “Producción alfarera fenicio- púnica en la costa de Vélez-Málaga (siglos VIII-V a. C.”, Tiempos de púrpura. Málaga antigua y antigüedades hispanas
    (I). Mainake, XXVIII, pp. 257-287.
  • MENDOZA, Á., MOLINA, F., ARTEAGA, O. y AGUAYO, P.(1981): «Cerro de los Infantes (Pinos Puente, Provinz Granada). Ein Beitrag zur Bronze und Eisenzeit in Oberandalusien», Madrider Mitteilungen, 22, pp. 171-210.
  • PACHÓN, J. A. y CARRASCO, J. (2009): “La Mesa de Fornes (Granada) y la semitización en la Vega de Granada: la trascendencia de la Puerta Sur-Suroeste”, Mainake, XXXI, pp. 353-376.
  • PACHÓN, J. A. y CARRASCO, J. (2011): “Acerca de la facies fenicia en el territorio occidental granadino. Una mirada desde el interior”, Antiquitas, 23, pp. 87-118..

     

lunes, 27 de agosto de 2012

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DE LA MERCED (CABRA, CÓRDOBA)


     Se inician las excavaciones en el Cerro de la Merced de Cabra (Córdoba). En los tiempos que corren es toda una hazaña comprobar cómo algunas actividades arqueológicas pueden seguir su curso. En esta ocasión la investigación es muy significativa, porque ayudará a explicar el uso que se le dio en tiempos finales de lo ibérico y en época republicana a los caminos y a los enclaves que los controlaban, máxime en estos lugares cordobeses de gran implicación en las guerras entre romanos y cartagineses. Esta iniciativa se debe a la colaboración del Ayuntamiento de Cabra y a la Universidad Autónoma de Madrid, especialmente al interés del profesor Fernando Quesada Sanz, experto en armamento y conflictos militares antiguos, así como gran conocedor de la arqueología antigua de la Subbética. Los felicitamos desde aquí por esta empresa común.
     Por otro lado, reproducimos a continuación los datos para poder participar en esta campaña de excavaciones como voluntario (http://www.elpaseocultural.es/contenido.php?sec=0&id=310), lo que será de gran utilidad curricular para estudiantes y licenciados de las disciplinas afines a la actividad:


VOLUNTARIADO PARA PARTICIPAR EN LA EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DEL CERRO DE LA MERCED (CABRA).

Dirección: Fernando Quesada Sanz (Prof. Titular de Arqueología, Subdirector. Dpto. de Arqueología, Facultad de Fil. y Letras, Universidad Autónoma de Madrid.)

FECHAS: Del 3 de septiembre al 29 de septiembre de 2012-08-22

HORARIO:

Trabajo de campo: lunes a viernes de 08.00 a 14.00 horas.

Trabajo de gabinete: lunes a viernes de 18.00 a 21.00 horas, sábado de 09.00 a 14.00 horas.

TAREAS A REALIZAR:

Excavación en todas sus formas básicas, desde excavar con piqueta y palustrilla, perfilar cortes, limpiar estructuras y unidades estratigráficas, documentación planimétrica y cotas.

Lavado de cerámica, organización de materiales, colaboración en la clasificación preliminar, incluso siglado.

CRITERIOS DE SELECCIÓN.

Teniendo en cuenta que se trata de una actividad de carácter científico, que necesita una metodología muy precisa, y considerando que esta participación tiene un carácter de aprendizaje, sólo se pueden ofrecer tres plazas.

Se tendrán en cuenta estos criterios.

a. Estudios académicos relacionados con la arqueología (Humanidades, Historia, …): Finalizados, en curso, o matriculado.

b. Residencia en Cabra. 

c. Disposición de vehículo propio.

d. Disponibilidad para la campaña completa.

PLAZO DE SOLICITUD.

23 a 30 de agosto.

Delegación de Cultura (Casa de la Cultura). Horario de biblioteca.

El Ilmo. Ayuntamiento de Cabra contratará un Seguro de Accidentes para los participantes en este voluntariado.

sábado, 25 de agosto de 2012

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA SOBRE TERRACOTAS PRERROMANAS

     Aunque no se trate de una estricta novedad bibliográfica, la reciente publicación (2011) de esta obra merece que la relacionemos aquí, al tratarse de un trabajo (en francés) que, además, cubre un hueco en la investigación arqueológica de la Península Ibérica y del sur de Francia. En la publicación también se recoge una importante serie de terracotas de yacimientos andaluces.
     La referencia la tomamos directamente del siguiente enlace de la Casa de Velázquez, que es la institución responsable de la presente edición:

http://www.casadevelazquez.org/accueil/librairie-en-ligne/livre/iberes-grecs-et-puniques-en-extreme-occident/


Ibères, Grecs et Puniques en Extrême-Occident

Les terres cuites de l'espace ibérique (VIIIe-IIe siècle av. J.-C.)

  • 105 €
  • 2011
  • ISBN 9788496820647
  • 402 p.
  • 21 x 29,7 cms.
  • Broché
  • Bibliothèque de la Casa de Velázquez no 54
Ce livre s'attache à faire connaître des objets souvent méconnus : les sculptures en argile d'époque préromaine d'Espagne et du Languedoc. Il permet en particulier de répondre à plusieurs questions.
Quels types de terres cuites étaient employés par les Grecs, les Phéniciens et les Puniques de l'espace Ibérique ? Quels usages funéraire et cultuel les Ibères ont-ils faits de ces objets, produits localement ou importés ? Où, quand et comment ont été réalisés ces différents matériels ? Quels témoignages nous apportent-ils sur la nature des relations ibéro-grecques, ibéro-puniques et gréco-puniques ?
Agrémenté d'un catalogue illustré des objets et d'un répertoire des sites sur CD-ROM, cet ouvrage permet d'aborder de façon novatrice la question des échanges culturels, stylistiques et iconographiques dans l'Extrême-Occident préromain, sous l'éclairage d'un matériel rassemblé ici pour la première fois.

TÉLÉCHARGEZ un extrait du catalogue illustré des terres cuites.

TABLE DES MATIÈRES

ANALYSE DU CORPUS
I. - Les terres cuites anthropomorphes : corpus et iconographie
II. - Les brûle-parfums à figure féminine
III. - Les terres cuites zoomorphes : analyse du corpus et iconographie
LA COROPLATHIE DES CITÉS PHÉNICO-PUNIQUES ET HELLÉNIQUES DE L’ESPACE IBÉRIQUE
IV. - Terres cuites de style grec et cités phocéennes d’Extrême-Occident
V. - Les terres cuites des sites phénico-puniques d’Andalousie
LES TERRES CUITES DU MONDE INDIGÈNE. PRODUCTION ET USAGE
VI. - La production des terres cuites ibériques. Étude d’ateliers
VII. - Terres cuites, nécropoles et société ibériques
VIII. - Les terres cuites des sanctuaires ibériques
TERRES CUITES ET ÉCHANGES CULTURELS DANS L’ESPACE IBÉRIQUE
IX. - Emporia Grecs, Ibères et terres cuites
X. - Terres cuites ibériques et coroplathie punique
CD-ROM : ANNEXES
I. - Catalogue illustré des terres cuites de l’espace Ibérique
II. - Catalogue des sites de découverte des terres cuites